Factura y caja registradora

Hacer defectos es algo bueno. Los legisladores que han permitido que los contribuyentes corrijan documentos y declaraciones de ventas emitidos incorrectamente, sin la necesidad de tener grandes consecuencias, lo saben. Esta opción también está disponible al registrar ventas en la caja registradora. ¿Cómo se ve la corrección del monto fiscal?

https://ecuproduct.com/es/vivese-senso-duo-oil-aceite-innovador-para-la-caida-del-cabello/

Cuando se trata de la situación de las personas físicas que no dirigen una actividad comercial y los agricultores a tanto alzado, es aconsejable registrar cada consentimiento en la cantidad financiera y hacer un recibo por ello. Los ingresos se ubican en el KPiR sobre la base de informes periódicos. Los errores que surgen al emitir recibos fiscales generalmente se refieren a: el monto del impuesto sobre bienes y servicios, la fecha o el monto de la venta, el número de bienes o servicios. También se dice que los rollos de la caja registradora en la que se anuncian los recibos se reducirán en la primera caja registradora e imprimirán incorrectamente el comprobante de compra. Cuando se registran ventas por un monto muy doloroso y es innecesario que la transacción escrita en el monto fiscal no se pueda retirar o mejorar mientras se mantienen las funciones convenientes en el último curso. Hasta finales de marzo de 2013 no estaba claro qué medida se debía tomar en caso de un error en la cuenta fiscal. En la práctica, se desarrollaron ciertos mecanismos, cuya aplicación fue apoyada por las oficinas, pero estas implementaciones eran de naturaleza no oficial. Desde el 1 de abril de 2013, la decisión sobre las cajas registradoras incluyó disposiciones que caracterizan esta idea. A partir de abril de 2013, los contribuyentes que registran ventas con una caja registradora deben tener dos registros: un registro de declaraciones y quejas y un registro de errores obvios. Las regulaciones no especifican cómo deben esperar, describir y los datos que desean descubrir. Ambos están adaptados para corregir las ventas presentadas en la memoria de la caja registradora, y la segunda se dará en el éxito de lo anterior. errores. En la naturaleza de la cancelación del recibo, es necesario lograr una entrada apropiada en el registro de errores que incluya: valor bruto e impuesto sobre ventas registradas incorrectamente, una breve descripción del motivo y la posibilidad de error junto con el recibo original.